La Historia carece de valor sin las historias

La Historia carece de valor sin las historias

El Centro de producción de lecturas, escrituras y memorias (lem) desarrolla actividades para facilitar el uso de herramientas teóricas y prácticas que les permitan a las personas reconocer, documentar y compartir sus historias de vida. ¿Por qué? Porque estamos convencidos de que la Historia carece de valor sin las historias.

Para lem cada persona es una mapa de ella misma, su familia, su sociedad y su país. Por lo tanto, en cada experiencia individual hay rutas, aprendizajes, recorridos y extravíos que pueden ser referentes —emocionales, laborales, vivenciales…— para quienes la rodean.

Con esta idea, trabajamos por la construcción de una gran cartografía humana —multiforme, multilingüe, multiplataforma— que replique lo expresado por Robert Luis Stevenson en El mapa de “La isla del Tesoro”: “Sé que hay personas a las que no les interesan los mapas, algo que me resulta difícil de creer. Los nombres, los contornos de los bosques, los cursos de caminos y ríos, las marcas prehistóricas del hombre claramente discernibles a lo alto y lo bajo de las colinas y valles, los molinos y las ruinas, las fuentes y los trayectos, tal vez la Standing Stone o el Círculo de los Druidas en el brezal; he aquí una interminable fuente de interés para todo hombre con ojos para ver o una mínima imaginación con la que poder entender”.

“Poder entender”, de eso se trata —creemos en lem—, de que cada historia de vida sea compartida y comprendida tanto por quien la protagoniza como por quienes la reciben. Es decir, dejar de ser lo que Don Swanson llamó “conocimiento público sin descubrir” y establecer un catálogo de conocimiento humano compartido, difundido y valorado.

En términos prácticos, queremos ser un medio para el diálogo narrativo entre familiares, ciudadanos, generaciones, biografías y memorias.

Como escribe Ricardo Piglia en El último lector, a propósito de Franz Kafka: “La experiencia es la escritura sin fin. Alguien debe ayudarlo a transformarse de escritor en autor. A pasar de K. a Kafka, de la letra personal a la palabra pública. Hace falta un paso intermedio, un desdoblamiento”. En lem, queremos ser el apoyo para ese desdoblamiento que, además de implicar la extensión de miras y el incremento del territorio personal, exige mirar al interior, descubrir temores, reconocer personajes y relatar lo vivido.

En este sentido, para visibilizar las experiencias de vida, nos interesa formar para la escritura autoral, la edición de autor, la creación testimonial y la recopilación de historias; propiciar la práctica y el análisis de la lectura, la escritura, la gestión de contenido y la edición, y encauzar producciones en diversos formatos y estilos a partir de la escritura personal y social.

Así, los procesos de reconocimiento permitirán que el recuento narrativo de la existencia sea consciente, profundo y diverso en lenguajes: narración oral, fotografía, ilustración, diseño, podcast, audiovisual, mural, pieza de arte, línea de tiempo, mapa de vida, archivo, postales, carteles, blogs, libros de autor… y todos las posibilidades que permiten las tradiciones, las artes y las comunicaciones actuales.

Esto lo encauzamos mediante diplomados, talleres, charlas, convivencias, acciones en espacios públicos, actividades académicas y publicaciones, entre otras labores.

En LEM todas las lecturas y las escrituras son indispensables para identificar, comunicar y preservar la pertenencia y los arraigos personales, comunitarios, regionales y nacionales. Por ello, a propósito de nuestro diplomado en Memoria y Discursos Autobiográficos compartiremos reseñas de las lecturas que nos llevan por los caminos de la memoria desde múltiples ángulos.

Deja un comentario